Cata del primer intento de Milkshake IPA

Hace ya más de un año que publiqué como elaboramos nuestro primer intento de Milkshake IPA, que por cierto habíamos elaborado varios meses antes de dicha entrada en el blog. Tenía pendiente, entre otras cuantas, hacer la entrada sobre el resultado final de este primer intento. Quizás fuera el subconsciente el que me hiciera dejarla de lado, y es que creo que nos quedamos bastante lejos de lo que esperábamos. No siempre las cervezas salen como a uno le gustaría, pero lo bueno es que siempre hay posibilidad de aprender algo.

Primer intento de Mikshake IPA

Hubo varias cosas que hicieron que no difrutásemos de esta cerveza demasiado. La principal de ellas fue una oxidación que fue bastante perceptible desde bastante pronto. Quizás no fuimos todo lo cuidadosos que deberíamos haber sido durante los momentos en que la cerveza estuvo expuesta al oxígeno y ya sabemos que en este tipo de cervezas se paga. Ya os contaremos en próximas entradas, pero además de extremar la exposición al oxígeno lo mejor que podemos dentro de nuestras posbilidades, también llevamos un tiempo añadiendo a nuestras cervezas lupuladas algo de ácido ascórbico a la hora de embotellar con muy buenos resultados.

APARIENCIA: A pesar de que al principio tenía un color dorado, enseguida fue cogiendo una tonalidad más ambarina y oscura según iba pasando el tiempo, debido a la oxidación que he comentado antes. Bastante turbia, pero sin llegar a lo que, en principio, esperábamos. Espuma blanca de persistencia media.

AROMA: Presencia predominante del lúpulo, con carácter cítrico y tropical, pero por debajo de lo esperado. También se percibía un olor dulzón que no supe identificar muy bien y que no era demasiado agradable. Poca presencia de la malta con ligeros toques a cereal.

SABOR: No me es fácil describir el sabor. Aunque probablemente las dos primeras semanas sabores a frutas tropicales y cítricos daban una agradable sensación, enseguida estos sabores se fueron apagando, dando lugar a un mayor presencia de un sabor dulzón y también algo medicinal. Esto último tengo la sospecha que pudieran ser clorofenoles. Sobre el sabor dulzón no tengo una teoría clara. La malta no aportaba demasiado más allá de un muy ligero sabor a cereal. No me dio la sensación que la levadura aportara tampoco demasiado, o al menos no lo noté.

SENSACIÓN EN BOCA: De cuerpo y carbonatación medios, no quedó tan “cremosa” como esperábamos por los ingredientes usados. Además tenía cierta astringencia que no ayudaba al conjunto.

Como veis, no fue nuestra mejor cerveza. Echando la vista atrás (ya hemos elaborado una segunda versión del estilo con mucho más éxito), creo que corregiría bastantes cosas. En primer lugar, el tema del puré de manzana utilizado en la elaboración, no creo que merezca la pena el esfuerzo. Quizás traté de seguir de forma estricta las recomendaciones de varios cerveceros experimentados con este estilo, pero sinceramente no lo veo necesario. Además, no creo que merezca la pena buscar la turbidez por buscarla. Si queda turbia por los ingredientes o proceso seguido, bien, pero nada más. Luego el tema de la oxidación que ya he comentado antes y que, desde entonces, creemos haber corregido con un cuidado mayor en la exposición al oxígeno y un retraso en la misma al añadir ácido ascórbico en el embotellado. Tampoco he quedado contento con el resultado que han dado los cryo hops. No sé si igual no estaban en las mejores condiciones, pero no me ha dado la sensación que aportasen nada “extra”. Además el hecho de que no sedimenten como lo hacen los pellets creo que deja partículas en la cerveza que aportan astringencia (ya me ha pasado también con alguna comercial con cryo hops). Supongo que esto con bien de frío o algún agente clarificante se puede solucionar, pero por ahora seguiré con los pellets normales. El tema de los clorofenoles lo achaco a no haber cogido, por olvido, el agua el día anterior como suelo hacer para que se evapore el cloro (a pesar de haberla hervido un rato el mismo día). Y por último, y algo que también creo que pudo influir en el resultado final, es el tema de no haber hecho un starter con la levadura (Juice #A38 de Imperial Yeast). He oído a mucha gente a la que le gusta mucho esta cepa y les ha dado buen resultado, pero sin embargo a mí esta vez no me ha convencido. Como digo, quizás el haber hecho un starter habría dado lugar a una mejor fermentación. Ya veis, no disfrutamos la cerveza como hubiéramos querido, pero al menos nos llevamos unas cuantas lecciones aprendidas para siguientes elaboraciones.

Esta entrada fue publicada en cata y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cata del primer intento de Milkshake IPA

  1. Pingback: Primer intento de Milkshake IPA | LOS CHICOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .